sábado, 15 de mayo de 2010

un panal de... ¡avispas!


Pues resulta que el otro día, mi hermana subió a la azotea a tender la ropa (jajaja, y encontré un ratón, bailando la jota, como dice la canción), pero no encontró un ratón, sino una abeja, dice ella...
Cuando la quitó, vió que voló y se escondió bajo una plancha que tiene mi madre...
Se asomó allí y... ¡sorpresa!, ni más ni menos que... ¡un panal!
Ufff, lo flipó, bajó corriendo a casa y se lo dijo a mi madre, que no se lo creía y fue a ver, pues sí, un panal.
Con trabajo pudo quitarlo y lo fué enseñando a todos...
La verdad que yo nunca había visto un panal de verdad, pero parece mentira que unos bichitos tan pequeños puedan hacer algo tan perfecto.
Los agujeritos son milimétricos, exactos, y eso blanco es cera, con la que se hacen las velas... esto es increíble...
Pues dije: -"le haré fotos para que lo vean las blogueras"- y aquí está.
La cosa es que ahora no le están haciendo un panal... ¡sino 2! y hemos descubierto que no son abejas... ¡sino avispas!, así que nuestro negocio de "miel y velas" se nos ha ido al traste.